crónica del spa naturista

El sábado 29 de noviembre dormimos en unas casas de madera preciosas en un cámping de l'Albir. El tiempo no acompañaba y no pudimos hacer las excursiones previstas, pero la compañía era muy agradable y lo pasamos muy bien. Tanto es así que repetiremos el mes que viene. El domingo…