crónica del fin de semana naturista en l’Albir

Sábado 27: Por la tarde hicimos una interesante excursión por Altea. Durante la cena tuvimos ocasión de disfrutar de buenas conversaciones. Dormimos en un camping en casitas de madera.

Domingo 28: El desayuno compartido fue una alegría. Luego fuimos de excursión por la Serra Gelada y visitamos la Cala del Metge. La teníamos para nuestro disfrute en exclusiva, así que gozando de plena libertad, tres valientes se desnudaron y se bañaron en el mar. El sol lucía esplendorosamente y calentaba bastante: donde no daba el viento, se estaba de maravilla.

cala Metge - Serra Gelada cala-metge2

Comida de cuatro estrellas en un hotel precioso. Por la tarde, spa naturista en l’Albir Spa. ¡Qué delicia! Allí mismo, en cueros, piscolabis para reponer fuerzas, en alegre armonía y excelente compañía. Calurosa despedida con la esperanza de que se repita pronto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *